Lo Legal y lo Legítimo en la Formación y el Ejercicio del Psicólogo Social

(Disertación en el Palacio San Miguel: Jornadas Latinoamericanas de Psicología Social – Junio de 2007 - Publicado en el portal del Centro de Estudios Sociales Argentino con fecha 30/7/2009)

LO LEGAL Y LO LEGITIMO EN LA FORMACION Y EL EJERCICIO PROFESIONAL DEL PSICOLOGO SOCIAL

Las fuerzas instituyentes que están construyendo legitimidad en los diferentes campos de intervención. Aspectos legales vinculados a la obstaculización y persecución a los que son sometidos los psicólogos sociales. Antecedentes y posibles respuestas.

Quiero dedicar esta primera parte -introductoria- para referirme puntualmente a algunos aspectos legales vinculados a la obstaculización y a la persecución a la que somos sometidos los Psicólogos Sociales. Antecedentes y posibles respuestas (así dice el programa confeccionado para estas Jornadas Latinoamericanas de Psicología Social).

A cincuenta (50) años del nacimiento de la Psicología Social Argentina, entiendo que nos encontramos con dos (2) frentes de lucha bien visibles:

Por un lado, los permanentes ataques llevados a cabo por distintas asociaciones de psicólogos, las que regularmente cuestionan la legalidad de nuestra profesión. Tal vez ninguneados ellos por un sector del discurso médico, ahora repiten un proceder similar contra nosotros.

He revisado -repasado- reclamaciones efectuadas ante autoridades tanto del ámbito administrativo como judicial, textos publicados en diversos medios de comunicación, solicitadas en periódicos, notas enviadas al Congreso de la Nación, etc.

De modo meramente ejemplificativo, voy a hacer referencia a una solicitada publicada (el 11/12/2006) por el Distrito VI del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, en un periódico de la localidad bonaerense de Mercedes que sostiene:

Advierten el riesgo que entrañaría para la salud de la comunidad dejar en manos de personas sin FORMACION sistemática, apropiada y rigurosamente evaluada, tareas de tan seria responsabilidad (cuestionan nuestra FORMACION).
Y aclaran que una profesión sólo puede ejercerse a partir de la obtención de un título habilitante (cuestionan nuestra PROFESION).

Hacen hincapié en el aval obtenido por la Facultad de Psicología de la UBA y ponen en conocimiento lo antedicho a las autoridades del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. Es decir, juegan fuerte a nivel institucional administrativo.

Desde otra óptica, también la apuesta de las agrupaciones de psicólogos es atacarnos a nivel judicial. Varios Psicólogos Sociales y sus Escuelas han sido denunciados por ejercicio ilegal de la psicología.

Aquí voy a tomar como referente un caso puntual que tuvo sentencia absolutoria a favor de un operador en Psicología Social acusado por la Federación de Psicólogos de la República Argentina del delito tipificado en el art. 247 del Código Penal, es decir: USURPACION DE TITULOS Y HONORES.

ART. 247: Será reprimido con prisión de quince días a un año el que ejerciere actos propios de una profesión para la que se requiere una habilitación especial, sin poseer el título o la autorización correspondiente…
El segundo párrafo alude a “el que públicamente se arrogare grados académicos, títulos profesionales u honores que no le correspondieren”.

Síntesis del caso: el Psicólogo Social en cuestión fue contratado por el Colegio de Árbitros de Fútbol y trabajaba como coordinador de grupos en el ámbito de dicha institución. No obstante ello, fue acusado de ejercer su tarea en un área de la Psicología.

Los medios probatorios considerados por el Juzgador fueron:
1) el título expedido por una Escuela de Psicología Social;
2) la constancia de inscripción emitida por la DGI;
3) un certificado de participación en el Congreso Nacional de Psicólogos Sociales;
4) una carta dirigida por la UCA agradeciendo las clases dictadas en un curso de postgrado de medicina y psicología aplicadas al deporte;
5) una copia del video correspondiente al programa televisivo “Tribuna Caliente” (con la participación del imputado); y
6) el informe de APSRA que acreditó su condición de socio activo de la entidad.

La sentencia judicial respectiva sobreseyó al Psicólogo Social por considerar que no cometió el delito de USURPACION DE TITULOS Y HONORES, declarando expresamente que el proceso NO AFECTABA EL BUEN NOMBRE Y HONOR del que hubiera gozado el imputado. Considero que una medida de prueba judicial importante para la decisión absolutoria en esta causa ha sido el informe brindado oportunamente por APSRA, como institución representativa en este caso del Psicólogo Social denunciado.

OFICIO JUDICIAL O PRUEBA INFORMATIVA que adjunta diversa documentación respaldatoria. Asociación que guarda en sus archivos estos antecedentes puntuales para ser utilizados en la DEFENSA DE NUESTROS DERECHOS.
Antecedentes sobre lo legal de nuestra formación y lo legítimo de nuestra profesión.

No obstante ello, las denuncias continúan. Existen hoy otras causas abiertas o en trámite en La Plata y en Junín. Las asociaciones de Psicólogos persisten en su tesitura: la de considerar a la Psicología Social como una mera especialización o postgrado de la carrera de Psicología.

Recordemos que ambas disciplinas poseen certificados de nacimiento que datan de 1956/1957. El IADES fundado por Pichon-Rivière, la Facultad de Psicología de Rosario y la Facultad de Psicología de Buenos Aires. TODAS CON FUERTE PRESENCIA DE LAS IDEAS DE QUIEN HOY ESTAMOS HOMENAJEANDO.

Por otra parte, al inicio hice referencia a dos frentes de lucha con los cuales tenemos que lidiar. ¿Cuál es “ese” otro frente? Creo que es el de los propios Psicólogos Sociales, que no logramos unirnos en defensa de nuestros propios intereses, de nuestras propias necesidades. ¿“Sujetos de necesidad”, decía Pichon? ¿Seremos especialistas en grupalismos pero no podemos agruparnos? ¿Sabremos algo de actitud y aptitud psicosocial?

Se me ocurre lo siguiente: si en lo personal, si en lo individual… el principal enemigo de la manada es uno mismo (y algo tenemos que hacer al respecto) tal vez en lo colectivo el principal enemigo de los Psicólogos Sociales seamos los propios Psicólogos Sociales (y algo tendremos que hacer también al respecto).
MUCHAS GRACIAS.