Psicología Social y ECRO

(Publicado en El Semejante - Año 5 Nro. 24 de marzo de 2006; en La Silla del Coordinador con fecha 3/12/2013 y en 1968 Grupalista: Biblioteca de Psicología Social Pichoniana con fecha 28/1/2015)

PSICOLOGIA SOCIAL Y ECRO

En las últimas ediciones de El Semejante venimos hablando de ECRO, sigla que significa esquema conceptual referencial operativo en el ámbito de nuestra disciplina científica. Veamos a continuación qué más podemos decir acerca de esta idea tan cercana a la Psicología Social de nuestro país. Enrique Pichon-Rivière creó el ECRO pensándolo como un aparato para abordar la realidad; y cuando alude a aparato lo hace direccionándolo hacia el concepto de arte-facto (hecho con arte o artesanía). El hombre de hoy, en su condición de sujeto en crisis, necesita un sistema de ideas y creencias que guíe su accionar en el mundo: es decir, precisa un esquema referencial que le ayude fundamentalmente a reconstruir sus modelos de pensar, de sentir y de hacer.

Nuestro esquema referencial ha sido definido como “el conjunto de experiencias, conocimientos y afectos con los que un individuo piensa y actúa”. Por ende, ello nos lleva a sostener que el sujeto no tiene un esquema referencial, sino que en realidad es un esquema referencial. El mismo no es otra cosa más que el cristal con el cual miramos el complejo mundo en el que vivimos. El ECRO es un modelo que permite la comprensión de cada hecho particular desde una articulación de conceptos universales. Primero es lo real; después lo pensado. Y desde otro ángulo visual, podemos sostener que si una persona no puede conformar su propio esquema referencial, el mundo y sus circunstancias emergerán con su inexorable dimensión de inabarcabilidad, desmesura y caos.

El ECRO pichoniano está concebido desde la verticalidad del sujeto (su historia singular), pero teniendo en consideración que el individuo es también un emisario de estructuras que lo trascienden tales como, entre otras, la familia, la escuela, el trabajo, el club, las instituciones sociales, religiosas y culturales, la comunidad, el Estado, de las cuales es portavoz. Para los Psicólogos Sociales, todo esquema referencial es a la vez producción singular y reproducción social (incluyendo todos los conceptos que se encuentran en una estructura que posee aspectos tanto conscientes como inconscientes). Consecuentemente, el ECRO como herramienta de labor es el conjunto de conocimientos y actitudes con las cuales nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.

Al desarrollar el ECRO, Pichon-Rivière aspiró a una Psicología Social como ciencia autónoma, con su objeto y sus fundamentaciones teóricas, con sus criterios de validación, con su metodología y con su propia técnica. Aunque hay que subrayar que este esquema de referencia no está estructurado solamente como una organización meramente conceptual, sino que se sustenta en esencia desde un fundamento motivacional de las experiencias vividas. Los profesionales de la Psicología Social deben indagar lo desconocido a través de lo conocido, incluyendo para ello diversos saberes transdisciplinarios provenientes de la psicología, la sociología, la filosofía, la epistemología, la antropología, el psicoanálisis, etc. De allí precisamente su condición de interciencia.

En el caso puntual de los Psicólogos Sociales, el ECRO es la herramienta que nos permite comprender el acontecer grupal y operar en consecuencia. Dicho esquema conceptual contiene tanto la información de referencia, como también las técnicas operativas que sirven al individuo para lograr una creciente adaptación activa a la realidad. Es decir, se procura: a) la modificación dialéctica del sujeto de modo tal que sus creencias coincidan en alto grado con la realidad; y b) que el individuo tenga la capacidad de cambiar dialécticamente la realidad de acuerdo con un proyecto concreto. Aquí aspiramos a un sujeto producido y a la vez productor. Esto precisamente es lo que diferencia el concepto pichoniano de ECRO de un esquema conceptual común.

Sostenemos que la Psicología Social es la disciplina que se especializa en las tramas vinculares humanas, en el implacable interjuego del hombre y el mundo. Es la ciencia de las interacciones que se orienta hacia un cambio social, en pos siempre de una sociedad más justa y equitativa. Desde el ECRO todo lo que el sujeto piensa, crea y fantasea lo hace con otro, o para otro, o como otro, o contra otro. Pues entonces, el esquema referencial como aparato para pensar le permite al hombre percibir, sentir, distinguir, organizar y operar en su realidad singular. Ello obviamente con la posibilidad de plantarse críticamente frente a determinadas significaciones -normas y valores- proponiendo una modificación ante lo dado o instituido, toda vez que el ECRO opera fundamentalmente como un sistema abierto y permeable al cambio.

Cabe puntualizar, finalmente, que el principal rasgo de este esquema referencial es su carácter operativo. Entendemos que toda indagación va acompañada de una operación; es decir, no hay indagación pura, inocua; sino que lo es para algo o direccionada hacia fines específicos y puntuales. El ECRO es concebido como una producción planificada de cambio en relación al logro de los objetivos previamente propuestos. Como operadores psicosociales no aspiramos a una simple observación excelsa de la realidad, pues tendemos a que nuestras interpretaciones se adecuen a esa realidad en términos operativos. Lo importante es la realimentación continua de la teoría a través de su confrontación con la práctica. Y a la vez solemos decir con Kurt Lewin (psicólogo germano-estadounidense) que nada hay más práctico que una buena teoría.

Actualizado (Viernes, 30 de Enero de 2015 06:50)