¿Fe de Erratas?

(Publicado en El Semejante – Año 3 Nro. 5 del mes de enero de 2004)

¿FE DE ERRATAS?

A principios del mes de noviembre del corriente año, al recibir un ejemplar del Nro. 4 del periódico El Semejante pude advertir -no con agrado- que la nota de mi autoría (titulada “Televisión y Sociedad de Consumo”) se encontraba editada como escrita por un tal Rolando Wraigh.

Pues, dije, ese no soy yo: mi nombre y mi apellido aparecían modificados. El narcisismo que porto se hallaba atacado. El artículo escrito se encontraba publicado de modo íntegro, aunque no era yo quien figuraba firmándolo.

Rápidamente recordé algo de don Miguel de Unamuno, quien decía que no es tan importante lo que decimos (o escribimos) sino que lo fundamental es que se sepa que lo decimos (o escribimos) nosotros. ¡Pavada de declaración!

También rondó por mi mente un poco de Sigmund Freud y su por demás conocido “Olvido de los Nombres Propios”; e incluso conceptos del psicoanálisis lacaniano vinculados a la idea de la falta, la incompletud, el no-todo.

Sin ninguna duda, al ir poniéndole palabras al sentimiento fui advirtiendo que mi ego se calmaba. Mi Otro y yo comenzábamos a ver la cuestión como un simple y sencillo error editorial. ¡Qué bien me hacen los acuerdos a los que arribo conmigo mismo!

Pero allí no concluyó el tema. Al releer nuevamente el título de mi nota, esta vez relacioné los conceptos de sociedadsaciedad de consumo. Nada menos, esta última, que la hartura producida por satisfacer con exceso las ganas de una cosa... un empacho, un atracarse.

Entonces me pregunto: ¿acaso el consumismo referido en aquella nota no estará vinculado a este hartarse y satisfacerse de cosas? Cuando decimos “hasta la saciedad”, ¿no estamos aludiendo a la idea de “hasta no poder más”?

Y me asaltó el siguiente pensamiento: ¿no será mi deseo que aparezcan bien impresos y bien claros tanto mi nombre como mi apellido, para así insertarlos en el mercado del consumo aludido? No lo sé a ciencia cierta... pero a todo evento y antes de cerrar estas líneas quiero que sepan que yo soy... RONALDO WRIGHT.