Algo Más Sobre la Actualidad de la Psicología Social

(Publicado en El Semejante – Año 4 Nro. 17 de julio de 2005 y en A.P.S.R.A. - Asuntos Legales con fecha 12/9/2016)

ALGO MAS SOBRE LA ACTUALIDAD DE LA PSICOLOGIA SOCIAL

Entre las asignaturas pendientes relativas a la Psicología Social podemos destacar, entre otras, las condiciones difíciles de ejercicio profesional que actualmente vivimos; como así también la intensa campaña de desprestigio de los Psicólogos Sociales en los últimos tiempos. Son muchos los modos de atentar contra la práctica regular y digna de esta profesión, por lo que entendemos se torna imperativo propiciar la existencia de una institución representativa fuerte del colectivo social que nos agrupa.

Cabe apuntar que la asociación de los Psicólogos Sociales introduce hoy, desde ya, prácticas democráticas en el gobierno de nuestra actividad. Así, los órganos de dicha entidad profesional son -y deben ser- producto de elecciones directas realizadas periódicamente (cada dos años, según dispone el Estatuto de A.P.S.R.A.). El pluralismo también es una exigencia ética, y debe ser una condición necesaria de la organización que nos agrupa. Y la tolerancia será siempre un valor fundante de la convivencia, que propongo a todos los Psicólogos Sociales que contribuyamos a preservar.

En notas anteriores, publicadas en el periódico El Semejante, ya vimos que el poder disciplinario es ejercido por un órgano elegido -e integrado- por Psicólogos Sociales. Se rige por normas de fondo y de forma claras y concretas, y nuestro derecho de defensa está plenamente garantizado. Tanto la protección de la libertad como de la dignidad profesional forman parte de las finalidades de la referida normativa, exigiendo que seamos los propios Psicólogos Sociales quienes custodiemos no sólo la ética en el cumplimiento de la actividad, sino también el respeto y el prestigio social de nuestra profesión.

La puesta en marcha de la asociación que agrupa a los profesionales de la Psicología Social abarca actualmente numerosos aspectos, en la mayoría de los cuales no existían antecedentes en el país. Debieron redactarse y aprobarse, entre otros, el estatuto de la entidad (que data de mediados de 1987), el ante-proyecto del código de ética profesional, las normas de organización y procedimiento para el Tribunal del Etica y Disciplina; cuerpos normativos que fueron elaborados por los colegas que nos antecedieron en nuestra tarea y que hoy tienen plena vigencia en el ámbito de la Psicología Social.

El plexo normativo precedentemente aludido contempla tanto los deberes atinentes al Psicólogo Social respecto de la comunidad y del orden institucional en general, como así también las obligaciones fundamentales inherentes al ejercicio profesional, las conductas de los integrantes para con la asociación que nos agrupa en particular, los deberes esenciales que reinan entre colegas, y la lealtad y diligencia de todos los Psicólogos Sociales para con nuestros consultantes y/o clientes.

Sostenemos que en lo que debemos coincidir todos y cada uno de los Psicólogos Sociales es en unir esfuerzos para defender la dignidad del ejercicio profesional, la independencia de nuestra disciplina científica, una retribución adecuada por el trabajo que hacemos, el respeto a nuestras incumbencias y toda tarea que nos asegure la libertad e igualdad de oportunidades y que proteja los derechos de esta comprometida actividad. Pues la Psicología Social es también una lucha de pasiones.